Más de 50 años de tradición familiar

Las hamacas siempre han formado parte de nuestra familia, nuestros abuelos realizaban el urdido de las hamacas de Henequén y las vendían en la estación de trenes en Tixkokob, desde hace ya más de 50 años, ellos también se dedicaban a la reparación de hamacas, así heredaron esa tradición a nuestros padres y ahora a nosotros.

Preservar nuestras raíces
es uno de nuestros
compromisos

Iniciamos formalmente hace 8 años, en el año 2012, somos una empresa 100% yucateca y familiar, ubicados en Tixkokob, Yucatán.

Todas nuestras hamacas son hechas con material de la mejor calidad y realizadas por manos 100% yucatecas.

Detrás de cada hamaca hay involucrada mucha gente, desde la adquisición de la materia prima, urdido de la hamaca, hasta el embrazado de la misma.

Trabajamos con más de 300 artesanos de comunidades indígenas de todo el interior del estado.

Estamos comprometidos con el comercio y pago justo de los artesanos, es por eso que al adquirir una hamaca con nosotros no sólo contribuyes al mejoramiento de sus vidas, sino también nos ayudas a preservar está tradición que durante muchos años ha sido la base de la economía yucateca.

Misión

Ser una empresa reconocida por la calidad de nuestras hamacas, generando un impacto económico en todos los artesanos que laboran con nosotros, promoviendo siempre el comercio justo.

Un proceso ancestral y artesanal

El urdido de hamacas es una técnica ancestral heredada a través de los años que requiere una gran destreza, habilidad y dedicación de los artesanos yucatecos para crear piezas únicas y de gran calidad.

 Aquí te enseñamos un poco de la magia y entrega que hacen las manos de estos grandes artesanos, en donde los hilos toman forma en estos grandes bastidores y donde la creatividad y el amor por su trabajo dan por resultados estas piezas únicas y confortables.